FF
Catalogo
¿Arte o maltrato animal? Una exposición en Cáceres genera una gran polémica.
Global Art System   Redacción   9/20/2010   29638

La instalación denominada Zorba, que ya ha sido clausurada, presentaba a cientos de grillos agonizando, pegados vivos a las paredes o pinchados con alfileres.


  Cyberteca Negocio.
  Visionado y descarga de ficheros relacionados:


La instalación denominada Zorba, que ya ha sido clausurada, presentaba a cientos de grillos agonizando, pegados vivos a las paredes o pinchados con alfileres, además de una serie de cajas en la que también se incluyen gran cantidad de estos mismos insectos, en este caso vivos. La instalación formaba parte de una exposición colectiva organizada en el centro privado Habana espacio.

Numerosas reacciones en contra de la obra entre ellas, la del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara,  que manifiesto que se debía retirar la obra. Vara se mostró de acuerdo en defender la libertad de creación, que según él no debe tener más límites que los estrictamente imprescindibles. Para el presidente de la Junta hay en esta polémica dos derechos enfrentados: el del artista que tiene derecho a crear, y el de la protección de los animales.

Por su parte, el director general de Promoción Cultural de la Junta de Extremadura, Javier Alonso de la Torre, ha asegurado que -el maltrato animal no está justificado en ningún caso, ni por razón del arte ni de la ciencia, si quiera-.

Organizaciones ecologistas denunciaron la instalación al poco de su apertura, lo que llevó a la Guardia Civil a examinar la obra in situ y a la Consejería de Agricultura a amenazar con una sanción que es la que finalmente ha motivado el cierre. La Junta de Extremadura ha ordenado la apertura de un acta de inspección y comprobación del montaje con grillos en Cáceres para verificar si se les está infringiendo sufrimiento a los animales en su uso como espectáculo artístico. De esta acta podrá derivarse, en su caso, la apertura del correspondiente expediente sancionador por maltrato animal que, según contempla la Ley 5/2002, de 23 de mayo, de Protección de los Animales en la Comunidad Autónoma de Extremadura, podrá suponer una multa de hasta 15.000 euros si se califica como infracción muy grave.

Ecologistas Extremadura hizo pública su -repulsa más contundente- ante lo que consideró como un acto de crueldad por parte de un artista al utilizar  centenares de animales moribundos.

Antonio Castellano, Coordinador de proyecto de la Sociedad Zoológica de Extremadura, en una entrevista a la cadena ser, dice que - Hoy a casi todo se le llama arte, nosotros pedimos un poco de responsabilidad-  y añade, -el arte no tiene por qué expresarse a costa de la humillación, el sufrimiento y la agonía de los animales-.

Según manifiesta Ismael Alabado -Lo que he querido plasmar es qué pasaría si nos dijeran que nos quedan sólo unos días de vida y, así, he querido transmitir que la pintura se mueve, cambia como finalmente muere el grillo, lo mismo que le ocurre al ser humano, y que es la base del concepto orgánico que trabajo- , Alabado ha asegurado que ha estudiado a estos animales y que -no pueden sentir dolor-, ya que su sistema nervioso es muy simple.

En un comunicado Habana espacio libre manifiesta que la decisión de clausurar la instalación Zorba, propuesta por Ismael Alabado, ha sido fundamentalmente por la siguiente razón: clausuramos Zorba porque la situación creada va en contra de todos los principios de Habana Espacio Libre. Nosotros trabajamos para la ilusión, y no para la decepción que nos han deparado los hechos de los últimos días, trabajamos para la construcción, y no para la destrucción a la que algunos pretenden someternos, trabajamos para el encuentro, y no para el enfrentamiento que otros, interesadamente, pretenden. Los responsables de Habana Espacio Libre no queremos eludir nuestra responsabilidad, a la que nos hemos enfrentado durante estos días con nuestros principios claros, con muchas  dificultades y con la mayor entereza posible. Vamos a abrir una reflexión sobre lo ocurrido, y si hay que reconocer errores, se reconocerán. Pero sería no sólo injusto, sino inmensamente hipócrita, que los demás no lo hicieran.

Por parte del público que visito la instalación surgieron también numerosas reacciones. Una señora roció con insecticida a los insectos para que no padecieran más, tras comunicarles lo indignante que le había resultado la instalación.


© Documentacion sujeta a derechos de autor. NO esta permitida su reproduccion total o parcial a traves de cualquier medio de difusion sin autorizacion del autor.