FF
Catalogo
África para los chinos
      5/19/2010   25588

Diego Carcedo


  Cyberteca Negocio.
  Visionado y descarga de ficheros relacionados:


África ya tiene quien la quiera. Europa la ha abandonado a su suerte y los Estados Unidos la desdeñan. Pero en medio del olvido a África le ha surgido un pretendiente, rico e interesado, que está cambiando sus expectativas y abriéndole nuevos horizontes. El comunismo capitalista chino ha visto en el continente el campo para su expansión que necesita. Sus políticos y diplomáticos hicieron las primeras prospecciones diez años atrás y los gestores se han encargado del resto. Hoy su presencia e influencia empieza a ser apabullante.

China tiene dinero que administra a cuentagotas pero que está dispuesta a invertir como quien siembra cereal. Y lo está invirtiendo en infraestructuras con las que algunos países no habían soñado. Así se ganan la voluntad de gobiernos y opiniones públicas y muestran ejemplos que otros países y otros pueblos contemplan con envidia y ambición.

Los inversores, gestores y técnicos chinos no son modélicos ni el trato con los nativos ni en la lucha contra la corrupción política que tanto se echa de menos en el continente. Pero su actitud despectiva y prepotente no arrastra sin embargo la pésima imagen del colonialismo europeo o el neocolonialismo norteamericano lo cual le aporta una mayor tolerancia y mejor aceptación entre la población.

Los intercambios comerciales que hace seis años rondaban los 30.000 millones de dólares, algunos años se han multiplicado hasta por cinco y son los que en estos momentos de crisis en otros continentes hacen que África exhiba un saldo positivo de crecimiento y en algunos casos de dos dígitos. La fórmula chica parte de contratos de compra de materias primas para 20 años, con un pago inicial de un 40 % en inversiones y el resto año a año, lo cual garantiza la tranquilidad de unos ingresos fijos a los gobiernos.

Materias primas a los chinos les interesan todas, empezando por el crudo de Nigeria o Angola, las maderas de Liberia, el algodón de Mali o el cacao de tantos lugares como se produce sin olvidar los derechos de pesca en las aguas atlánticas. Para el desarrollo industrial chino es una gozada, como suele decirse, disponer de unas fuentes de aprovisionamiento de materias primas tan amplias y variadas. El trato lo ejercen con buenos modos en cuanto al respecto de las soberanías africanas, pero llegado el caso con la autoridad de una superpotencia.

Aunque no existen cifras exactas, se calcula que actualmente hay en África alrededor de 300.000 chinos implicados en la cooperación y las actividades empresariales. Algunos, cosa poco frecuente en otras latitudes, han empezando a casarse con nativas o nativos. Los embajadores cuidan mucho que la imagen de la presencia china no se circunscriba sólo al campo económico; también la extienden a ayudas muy apreciadas en el ámbito de la sanidad y en la actividad cultural. Evitan en cambio toda ingerencia en política y cualquier promoción ideológica.


© Documentacion sujeta a derechos de autor. NO esta permitida su reproduccion total o parcial a traves de cualquier medio de difusion sin autorizacion del autor.